Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España



Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España

Aunque todavía son muchísimos los destinos dentro de España que me faltan por conocer, en estos cinco años he tenido la gran fortuna de visitar algunos lugares con paisajes entrañables que me traen recuerdos maravillosos.

En un ejercicio por recordar aquellas “fotografías mentales” que jamás me abandonarán, bien sea por su belleza o por las emociones que me hicieron sentir; en este post enumero cinco paisajes inolvidables que he conocido en España.

Como es lógico, esta pequeña selección solo incluye lugares que he visitado hasta ahora durante mis viajes con Enrique y son muchas las regiones que aún tenemos en nuestra lista de “pendientes”, como Galicia, Asturias y otras más.

Se trata obviamente de un listado muy personal. Por “paisaje” entiendo lo que mis ojos alcanzan a ver desde un punto determinado, por lo que esta lista incluye no solo escenarios naturales sino estructuras creadas por el hombre. No se trata de un ranking pues no se encuentran en ningun orden de preferencia. Dicho esto, ¡empezamos!

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Playa El Sardinero (Cantabria)

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España - Playa de El Sardinero

La playa de El Sardinero es sin duda un paisaje inolvidable. Cierro los ojos y soy capaz de verla como un óleo vivo que inunda de arena dorada el preciso instante en que la evoco. El azul plateado del mar en calma y el verde infinito de los tamarices colorean una escena que impacta todos los sentidos.

Mi niñez y juventud transcurrió muy cerca del mar, en el paradisíaco Caribe de cristalinas aguas que bañan la costa oriental venezolana. Quizás sea por esto que pocos paisajes marinos en el mundo pueden dejarme sin aliento. Sin embargo, en las playas de Santander descubrí la textura de colores que pueden tocarse con la mirada.

Podría permanecer horas enteras admirando, desde el borde de la carretera, el derroche de luz entre el Real Sitio de La Magdalena y Mataleñas, desde donde cuesta recordar la ferocidad del Cantábrico, preñado de infinita riqueza y profunda oscuridad.

Muralla de Ávila (Castilla y León)

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España - Muralla de Ávila

La primera vez que contemplé la silueta de la muralla que rodea Ávila no pude evitar sentirme pequeñita… Sus piedras están llenas de historia. Algunas, incluso, llenas de muerte, pues provienen de una necrópolis romana.

Corría el año 550 cuando, en la puerta del Alcázar, se celebró la famosa “farsa” con el muñeco de Enrique IV. Poco más de 1.400 años después fueron Sofia Loren, Cary Grant y Frank Sinatra quienes protagonizaron otras escenas en sus adyacencias, las de “Orgullo y pasión”.

Si bien es posible subir a la muralla y hacer fotos y videos desde sus elevadas caminerías, el paisaje que se aprecia cuando se le observa de noche desde la distancia, abrazando la ciudad con su poderosa calidez, es sencillamente espectacular.

En la lista de paisajes inolvidables que he conocido en España, la muralla de Ávila ocupa un lugar muy especial; pues me traslada de un vistazo a la Edad Media y a la apasionante historia de la corona castellana. Basta poner la mirada sobre sus torreones o almenas, para sentirse rodeado de escudos, armaduras, doncellas, jinetes y lanceros.

Skyline de Benidorm (Comunidad Valenciana)

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España - Skyline de Benidorm

Es cierto que en Benidorm hay bonitas playas y preciosos atardeceres, pero en este conteo de paisajes inolvidables tengo que destacar, necesariamente, la silueta urbana del “Nueva York del Mediterráneo”.

En Europa, solo Londres y Milán tienen mas rascacielos que esta joya de la Comunidad Valenciana donde la noche está llena de contrastes y emociones. El perfil de la ciudad ofrece, en sí mismo, una fotografía espectacular que conserva pinceladas del glamour de la década de los 50 y se revela hoy moderna y cosmopolita.

Basta ver los imponentes edificios de Benidorm para recordar cómo, en la vibrante agitación de sus concurridas calles y locales comerciales, especialmente durante el verano, conviven universos tan dispares como las salas de bingo cantado, los restaurantes de lujo y los shows de sexo en vivo.

Si quieres conocer el punto de vista de Enrique sobre este mismo tema, puedes leer el post «Cinco lugares de España que me impresionaron y que debes conocer», publicado en su blog

Muelle Uno (Andalucía)

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España - Muelle Uno en Málaga

Toda Málaga está llena de paisajes inolvidables. La Alcazaba, la catedral de la Encarnación, la playa de la Malagueta, el Mercado Central de Atarazanas y especialmente sus callecitas sepia decoradas con pintorescas terrazas.

Sin embargo, si de paisajes urbanos se trata, debo decir que uno de los más espectaculares es el que puede admirarse en el conocido Muelle Uno, ubicado en el puerto de la ciudad.

Esta zona comercial frente al mar tiene una arquitectura elegante, con exquisitas vistas, donde el ocaso es un poema que descansa sobre el agua mansa. La espectacularidad del lugar está precisamente en la comunión de la estética marinera con el ocio nocturno y esa atmosfera bohemia arropada por músicos, niños que patinan, jóvenes que se besan y abuelos que se abrazan mirando el horizonte.

Ría de Bilbao (País Vasco)

Cinco paisajes inolvidables que he conocido en España - Ría de Bilbao

Esta ría que atraviesa la ciudad de Bilbao es la desembocadura de los ríos Nervión e Ibaizábal, pero en este conteo de paisajes inolvidables de España me referiré a su margen izquierda, específicamente frente al museo Guggenheim; visto desde el puente de La Salve.

Grabada en mi retina y en mi corazón está imagen de una fría noche de lluvia en la que la ría brillaba con la fuerza de un alma antigua, acariciando los pies de la araña con un murmullo. Enigmático y provocador, el poderoso cuerpo de agua parecía susurrar al escarlata del puente y al titanio del museo, una canción sin letra.

Como un espejo negro bajo los pies, la ría reflejaba las luces de las farolas y la luna. El silencio de la ciudad hacía más lentos nuestros pasos y, aunque el cuerpo reclamaba un Rioja del tiempo, nos aferrábamos a las barandas heladas junto a los arcos rojos… deseando que el reloj se detuviera.

Enrique y yo conversamos sobre este tema en el canal de YouTube EnriqueVasquez. Puedes ver el video a través de este enlace

María José Flores

Deja un comentario