"El Contador del Amor" y la dulce venganza de una mujer inteligente

«El Contador del Amor» y la dulce venganza de una mujer inteligente



Siempre he pensado que el tema de las parejas solo puede ser considerado una «comedia», sobre la irreverente tribuna del teatro. En nuestra cotidiana «vida real», los problemas entre novios o esposos no son precisamente motivo de risas; algo que parece haber comprendido perfectamente el dramaturgo tunecino Eric Assous, cuyas obras suelen abordar, con humor inteligente, la delicada entelequia de quienes unen (o desunen) sus vidas en torno al sexo, la convivencia, el orgullo y, por supuesto, el amor.

«Los Hombres Prefieren Mentir», «La Montaña Rusa», «Nuestras Mujeres», e incluso su versión teatral de «Los Puentes de Madison» revelan a un Assous consciente del impacto emocional que el universo conyugal tiene en espectadores que están dispuestos a reírse de sus propios errores; siempre que sean otros quienes los cometan ante los ojos de los demás.

Entre todas sus obras destaca «Ilusión Conyugal», dirigida por Jean-Luc Moreau en los teatros De L’Oeuvre y Tristan Bernard en París; y que en el año 2010 mereció el Premio Molière a la Mejor Comedia. Seis años después, una adaptación del director y guionista Julián Quintanilla reúne a tres actores españoles sobre las tablas del Nuevo Teatro Alcalá; para protagonizar en Madrid la versión castiza de una venganza que, como las mejores, se sirve en plato frío.

Estemos claros. Que la frase promocional de la obra sea «La venganza amorosa más original jamás contada», le despierta la curiosidad al más pintado. Y como siempre he creído que las infidelidades, en el fondo, nunca se perdonan; moría de ganas de saber cómo nuestra intrépida heroína ajustaba cuentas e igualaba cargas, de acuerdo al principio jurídico de justicia retributiva contemplado en la Ley del Talión.

El contador del amor_ (5)

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

El espacio cálido y acogedor en torno al escenario que recreaba una terraza a punto de tocar el cielo, y una iluminación que por momentos suponía un personaje más; fueron el marco perfecto para deleitarnos con el talento de tres intérpretes apasionados y contundentes.

Norma Ruiz da vida a Diana, una mujer que convierte el dolor en combustible. El nombre y el temperamento del personaje me hicieron click con el mito de la diosa romana del mismo nombre, hija de Júpiter, cazadora vengativa, severa y cruel que, siendo emblema de castidad y belleza, no dudó en hacer pagar a todos los lograron herirla. Diana es la misma que dio muerte a Orión, clavándole sus resentidas flechas, aunque que en esta oportunidad fueron, más bien, «dardos venenosos» cargados de ironía.

Norma ha participado en numerosas obras de teatro, series de televisión y películas españolas. Seductora y divertida, impacta por la fuerza de su voz. ¿Recuerdan a Yolanda, la madre soltera que deslumbró a Carlos y Roberto en aquel genial episodio sobre las puertas blindadas en «Aquí no hay quien viva»? ¡Yo sabía que ese rostro me era familiar!

El contador del amor_ (4)

Por su parte, el actor, guionista y realizador madrileño David Mora interpreta con solvencia al carismático Claudio. Antes de asociar el nombre del personaje con el famoso gallo de los dibujos animados (quizás por algunas referencias de vestuario), fue inevitable hacer una conexión con otro Claudio, el famoso emperador romano del que siempre se ha destacado su cojera y tartamudez.

Al igual que su tocayo, el gobernante que menciona la historia universal exhibe una aparente debilidad, por la que es menospreciado por sus rivales. Los dos «Claudios», considerados un poco tontos por sus iguales, se sentían inferiores; aunque espiritual y moralmente estuvieran por encima de muchos. Al final de ambas historias, y a pesar de su aparente vulnerabilidad, defienden su dignidad con hechos y argumentos irrebatibles.

El contador del amor_ (3)

El contador del amor_ (1)

El trípode de esta especie de «Código de Hammurabi del matrimonio» lo completa el vallisoletano Nacho López. Sólido, convincente, impetuoso, con la cara y la actitud de Robbie Williams en Live at Knebworth; se mete en la piel de Agustín, el exitoso y arrogante esposo de Diana.

Con este personaje he conseguido (quizás) la más rebuscada de mis analogías, pues la necesidad de encontrarle significado a las cosas me llevó hasta el mismísimo San Agustín de Hipona, maestro de la fe católica.

Pero que nadie se equivoque, el Agustín de Nacho no es precisamente un Santo. Sin embargo, guarda con el «Doctor de la Gracia» un símil interesante. Una de las obras más destacadas del máximo pensador del cristianismo es Confesiones, acerca de su juventud pecadora, mientras que en su libro La Ciudad de Dios, contrapone lo espiritual y lo carnal.

Desde mi humilde punto de vista, nada describe mejor la situación interpretada por López y su atrevida justificación machista; basada en la doble moral de que para un hombre el engaño y la traición son «nimiedades», mientras solo ocurran de la cintura para abajo.

El contador del amor_ (2)

Entre tantos conceptos, profundos y caudalosos, surge la principal virtud de esta comedia: su capacidad de hacernos reír, mientras nos pone a pensar. Esta versión bautizada «El Contador del Amor» cuenta con la dirección de César Lucendo y se estará presentando en Madrid hasta el próximo mes de enero.

Probablemente nunca sea posible recuperar una relación de pareja después de una infidelidad, o al menos no en los mismos términos en los que existía, antes de la felonía. Se supone que amar implica evitar el sufrimiento de quien amas, pero a quienes todavía crean que se trata de una cuestión de género sobre la que no se tiene control, les vendría bien recordar la frase atribuida a Joaquín Sabina: «Los hombres engañan más que las mujeres; las mujeres, mejor».

—————

¿Te ha gustado mi post? ¡Me encantaría saberlo! Los comentarios son bienvenidos. Estas son mis coordenadas en redes sociales:

Twitter: @MarijoEscribe 

Instagram: @MarijoEscribe  

Dale «Me Gusta» a mi Fan Page de Facebook

Lee mis otros post en MarijoEscribe.es